La CASA BLANCAPresidente Donald J. Trump

Forma para búsquedas

La Casa Blanca
Oficina del Vicepresidente
Para Publicación Inmediata

Comentarios del Vicepresidente y del Presidente del Consejo Europeo Tusk

Vice President Pence with European Council President Donald Tusk

El Consejo de la Unión Europea
Bruselas, Bélgica

PRESIDENTE TUSK: Sr. Vicepresidente, queridos amigos, déjenme primero que nada agradecerles a todos por esta reunión. Realmente todos la necesitábamos.

Demasiadas cosas han sucedido en el último mes en su país y con ustedes; demasiadas opiniones nuevas y algunas veces sorprendentes se han expresado -- en este tiempo sobre nuestras relaciones y nuestra seguridad común como para que nosotros pretendamos que todo sigue estando como solía estarlo.

Y gracias por ser tan abierto y franco conmigo, Sr. Vicepresidente. El día de hoy escuché palabras que son prometedoras para el futuro, palabras que explican en mucho el enfoque de la nueva administración en Washington.

Yo les pagué el favor a nuestro invitado ofreciendo honestidad en mi evaluación de la situación. Yo compartí nuestras preocupaciones y esperanzas. Siendo que soy un incurable europeo pro-americano que es fanáticamente devoto de la cooperación transatlántica, me permití ser incluso más franco.

Le pregunté al Vicepresidente directamente si él compartía mi opinión en tres cuestiones claves: orden internacional, seguridad, y la actitud de la nueva administración americana hacia la Unión Europea.

Primeramente, yo expresé mi creencia de que mantener un orden basado en las reglas de las leyes internacionales donde la fuerza bruta y el egoísmo no determinan todo es en el interés del mundo occidental; y que el mantener dicho orden sólo se puede lograr a través de políticas comunes, de apoyo mutuo y decisivas de toda la comunidad de Occidente. Y para millones de personas alrededor del mundo, la predecibilidad y estabilidad de nuestro enfoque brinda la garantía de, cuando menos, la esperanza de que el caos, la violencia, y la arrogancia no triunfarán en una dimensión global.

Refiriéndome a ciertas declaraciones hechas en Munich hace sólo un par de días, yo quisiera decir claramente que los reportes de la muerte de Occidente han sido grandemente exagerados. Quien sea que quiera demoler ese orden, anticipando un nuevo orden post-Occidente deberá saber que seguimos determinados en defenderlo.

En segundo lugar, nuestra seguridad está basada en la OTAN y en la más cercana posible cooperación transatlántica. Debemos trabajar juntos en modernizar las formas de esta cooperación. Algunas de ellas deberían, realmente, ser mejoradas. Pero también deberíamos, yo creo, estar de acuerdo en una cosa: La idea de la OTAN no es obsoleta, así como sus valores, que son sus cimientos, no son obsoletos.

Discutamos todo, comenzando con el compromiso financiero -- pero siempre para fortalecer nuestra solidaridad, nunca para debilitarla.

En tercer lugar, estamos contando, como siempre en el pasado, con el apoyo inequívoco y de todo corazón -- déjenme repetir inequívoco -- de los Estados Unidos para la idea de una Europa unida. El mundo sería decididamente un mundo peor si Europa no estuviera unida.

Los americanos saben muy bien el valor que trae la unidad, y que dividirse es un preludio a caer. Es en el mejor interés de todos nosotros prevenir la desintegración de Occidente.

Y en cuanto a nuestro continente, a ese respecto, nosotros no inventaremos nada mejor que la Unión Europea.

En respuesta a estos tres métodos, escuché de parte del Sr. Vicepresidente el día de hoy tres veces sí. Después de tan positiva declaración, tanto europeos como americanos deberemos simplemente de predicar con el ejemplo.

El sábado en Munich, usted mencionó que durante su viaje a través de Europa en 1977 con su hermano mayor, ustedes en un momento se encontraron en algún lugar de Berlín del Oeste, maravillados con lo que veían; luego cruzando el punto de revisión "Charlie" sólo para ser testigos de la sombra de la represión volando sobre la gente. Si ustedes saben, yo estuve viviendo bajo esa sombra por más de 30 años. Lo que recuerdo vívidamente de mi propio pasado es cómo después de que se impuso la ley marcial en Polonia el 13 de diciembre de 1981, el Presidente Ronald Reagan urgió a todos los americanos a encender una vela en solidaridad en la víspera de navidad, como él mismo hizo.

No es difícil imaginar como este conmovedor mensaje de solidaridad americana con la oprimida nación polaca contra, como Reagan dijo, las fuerzas tiránicas y aquellos que las incitan desde afuera, ayudó a devolver la esperanza y la determinación de no rendirse.

En su discurso, usted también subrayó el histórico papel de algunos líderes americanos y europeos incluyendo a Vaclav Havel y a Lech Walesa. Yo tuve la suerte de cooperar de cerca con ambos en tiempos difíciles. De manera parecida a nosotros, todos ellos creían en el propósito de cooperación y solidaridad entre Europa y los E.U. No podemos dejar que sus esfuerzos hayan sido en vano.

Después de las pláticas del día de hoy, será más fácil para mi creer que cumpliremos con esta labor.

Gracias.

VICEPRESIDENTE PENCE: Gracias Presidente Tusk. Gracias por su cálida hospitalidad del día de hoy.

Y gracias por esas elocuentes palabras y por su valor y liderazgo personal. Es un honor conocerlo y a nombre del Presidente de los Estados Unidos saludarles. Y quizá tome nota de jamás volver a sucederle en un podium. (Risas). Entonces gracias de nuevo por su elocuencia.

Anoche tuve el honor de cenar con el Primer Ministro de Bélgica. Esta mañana me reuní con el alto representante de la Unión Europea Mogherini. Y esta mañana, una muy constructiva y productiva conversación con el Presidente Tusk, y es un honor estar aquí.

Esta tarde, me reuniré con el Presidente Juncker de la Comisión Europea antes de tener reuniones en la OTAN y regresar a Washington, D.C.

El sábado, como dijo el Presidente Tusk, tuve el placer de dirigirme al Consejo de Seguridad de Munich y hablar sobre la importancia de la alianza estratégica en la que los Estados Unidos entraron hace tantos años en la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Pero el Presidente si me pidió que volviera aquí a Bruselas, al hogar de la Unión Europea, y que diera un mensaje adicional. Así que el día de hoy es un privilegio para mí a nombre del Presidente Trump expresar el fuerte compromiso de los Estados Unidos con la continua cooperación y sociedad con la Unión Europea.

Cualesquiera que sean nuestras diferencias, nuestros dos continentes comparten el mismo legado, los mismos valores, y sobre todo, el mismo propósito: promover la paz y prosperidad a través de la libertad, democracia, y el estado de derecho. Y con esos objetivos seguimos comprometidos.

Esta ha sido la meta de la Unión Europea desde antes de su fundación formal en 1993. Lo que comenzó como un modesto tratado comercial de Europa Occidental en 1951 se ha convertido en un compromiso con las cuatro libertades: libertad de movimiento -- bienes, capital, servicios y personas; una moneda común: y un enfoque común hacia las políticas exteriores y de seguridad.

Y lo que comenzó hace 60 años con el Tratado de Roma entre seis naciones de Europa Occidental ha crecido para englobar norte y sur, este y oeste; y ustedes le dieron la bienvenida a nuevos Estados después del fin de la guerra fría.

Con esta unión y en cooperación con los Estados Unidos, la historia dará fe de que cuando los Estados Unidos y Europa son prósperos y pacíficos, nosotros si hacemos progresar la paz y prosperidad de todo el mundo.

Nuestras economías son las más grandes del mundo -- representando la mitad de la producción económica mundial. El comercio transatlántico mantiene 14 millones de empleos en ambos continentes y mejora las vidas y el bienestar de todos nuestros ciudadanos.

Entonces el día de hoy reafirmamos nuestro compromiso con las economías libres, justas, y florecientes que apoyan nuestro éxito, y a cooperar para lograr eso.

Mantener y fortalecer nuestra vitalidad económica requerirá tomar decisiones difíciles pero necesarias. Un crecimiento renovado significa mayor paz y prosperidad para todos. Debemos ser fuertes, y debemos estar unidos, también, en nuestros esfuerzos para confrontar las amenazas contra la seguridad y estabilidad de Europa.

Es descorazonador reflexionar sobre que hace casi un año, aquí en Bruselas, en el corazón de la Unión Europea, tuvieron lugar tres terroríficos bombardeos suicidas y ataques, matando a 33 víctimas inocentes, incluyendo a cuatro americanos, e hiriendo a cientos más.

Permítanme decirle a esta comunidad, la comunidad europea, sus pérdidas a manos de bárbaros terroristas se sienten igualmente en cada hogar y cada corazón en América. Y tienen nuestras condolencias y nuestra determinación para seguir haciendo todo lo que podamos en sociedad con la Unión Europea y con todos nuestros aliados en Europa para asegurarnos de que ataques como esos nunca sucedan de nuevo.

Buscamos tomar medidas, y llamamos a la comunidad europea a unirse con los Estados Unidos en una continua intensificación de nuestros esfuerzos para contrarrestar la amenaza del terrorismo radical islámico en el continente.

Ahora, esto requerirá mayor coordinación y compartir más inteligencia entre los estados miembros de la UE y la UE y la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Y déjenme asegurarles, los Estados Unidos están comprometidos a continuar y expandir nuestra colaboración para la seguridad colectiva de todos nuestros pueblos.

El bienestar y la seguridad de su unión y nuestro pueblo depende de ese aumento en la colaboración en la lucha global contra el terrorismo. Y los Estados Unidos seguirán siendo un socio al cien por ciento con la UE y con todos nuestros aliados europeos para lograr eso.

Además de confrontar el terrorismo juntos, claramente debemos permanecer fuertes en la defensa de la soberanía y la integridad territorial de las naciones en Europa. A raíz de los esfuerzos rusos por cambiar las fronteras internacionales por la fuerza, continuaremos apoyando esfuerzos en Polonia y los estados bálticos a través de la Iniciativa de la OTAN de Presencia Fortalecida de Avanzada.

Y con respecto a Ucrania, los Estados Unidos continuarán exigiendo cuentas a Rusia y demandando que Rusia honre los Acuerdos de Minsk, comenzando con la reducción de la violencia en el este de Ucrania.

Nosotros invitamos a ambas partes -- nosotros exhortamos a ambas partes -- a cumplir con el cese al fuego que se acordó a comenzar hoy. Y en el interés de la paz y de las vidas humanas inocentes, esperamos y rezamos por que este cese al fuego continúe en firme.

Aún y cuando los Estados Unidos seguirán pidiendo cuentas a Rusia, bajo las órdenes del Presidente Trump, también buscaremos nuevas maneras de encontrar puntos de coincidencia con Rusia, los cuales el Presidente Trump cree se pueden hallar.

El compromiso de los Estados Unidos con la Unión Europea es firme y duradero.

Presidente Tusk, el Presidente Trump y yo esperamos con gusto trabajar con usted y con la Unión Europea para profundizar nuestra sociedad política y económica. Nos separa un océano, pero estamos unidos por un legado común y por un compromiso común con la libertad, la democracia, y el estado de derecho. Y tenemos confianza en que ese lazo perdure y crezca en los próximos años conforme afrontamos juntos nuestro futuro.

Gracias de nuevo por su hospitalidad, Sr. Presidente. Y gracias a todos ustedes.

FIN

We need your support! Please consider donating at our GoFundMe page to help cover the cost of translating and hosting LaCasaBlanca.com
¬°Necesitamos su apoyo! Por favor consideren donar a nuestra p√°gina GoFundMe para ayudar a solventar el costo de traducir y hospedar LaCasaBlanca.com